CIO del Grupo de Cosentino, trabaja por el objetivo férreo de facilitar la labor a los trabajadores y mantener las operaciones del día a día gracias a las tecnologías. Gemma Hernández no entiende el crecimiento y la eficiencia dentro de la propia empresa sin innovación y la puesta en valor de los nuevos modelos de negocio que surgen de las plataformas digitales hiperconectadas.

Dice haber recreado muchas veces en su mente cómo ha llegado hasta hoy, y por eso hoy recordamos con ella ese camino desde su pasión por las Ciencias Económicas y Empresariales y su licenciatura en Hacienda pública, hasta su inimaginable posición actual el sector TIC. Ha llegado hasta aquí gracias a su curiosidad y a estar rodeada de personas que le ayudaron a “pensar en grande”, llevándole a estudiar el ERP SAP especializado en procesos de producción. Hace 13 años tuvo la oportunidad de iniciar su andadura en Cosentino y la aprovechó consiguiendo ascender hasta ser la Directora Corporativa de Sistemas y Procesos. Pero según nos comenta, se encuentra solo en la mitad del camino…

Vamos a saber un poco más de ti:

Un hobby: viajar, me encanta viajar.

Un lugar: El Rompido, en la provincia de Huelva, para mí significa desconexión.

Un libro: “El mundo que viene” de Juan Martínez Barea.

Una película: “Desayuno con diamantes”

Un personaje: Cocó Channel. Me parece que es una mujer referente donde las haya por varios motivos: porque vio cosas que a día de hoy nos siguen apasionando, sigue ahí y es atemporal después de dos siglos. Por otro lado, rompió moldes, no tuvo miedo a pensar diferente y es mujer. Eso nos tiene que dar fortaleza para ver que se puede pensar diferente y se pueden cambiar las cosas.

Una APP: Amazon.

Una palabra que te defina: te diría que constancia.

Gemma, desde esa apasionada de la economía hasta la apasionada de las tecnologías ¿Qué ha cambiado en tu visión sobre ellas?

Me considero una persona muy práctica que necesita entender el por qué de las cosas. Por ello, lo que me enganchó fue el ser consciente de la cantidad de cosas que podía llegar a hacer en ese mundo y todo lo que podía aprender.

He aprendido y madurado mucho en este tiempo, por lo que para mí significa una fusión entre pasión y el ver las cosas tan grandes que desde tu “yo individual”  puedes hacer para las empresas, teniendo un impacto tan importante en los resultados: destinando los equipos humanos para pensar y aportar las ideas de valor, y automatizando y agilizando los plazos en grandes plazos. Estoy enganchada a la capacidad de las tecnologías de aportar valor y estar en continuo cambio evolutivo. Hoy en día podemos levantar un proyecto con Cloud en un mes y medio desde la idea, algo que antes hubiera tomado unos 12 meses…

Tal y como nos cuentas, las nuevas tecnologías pueden tener grandes beneficios para las empresas, pero vivimos en una era ya inmersa en las TIC que por supuesto tienen su impacto a nivel social. Ante esto, ¿Piensas que es importante que la juventud se forme en estas competencias con independencia de la profesión que elijan?

Totalmente. En mi opinión, uno de los aspectos donde con más contundencia tendríamos que trabajar las personas más adultas de la sociedad (y con sociedad me refiero a las escuelas, universidades, empresas, padres, cualquier persona con impacto en la educación), es en la creación de un sistema que permita influenciar desde la infancia en la creatividad y modo de pensar. Es decir, el futuro es apasionante porque todavía no sabemos lo que va a ocurrir, y lo que diferencia con los grandes inventos de los siglos XVIII y XIX es que vienen de la mano de la velocidad y de la capacidad de influencia, gracias a internet y las redes sociales.

Los seres humanos necesitamos desde ya desarrollar la capacidad de adaptarnos sin barreras y sin prejuicios. Hay que revisar los planes de formación y educación en 360 grados e incluir las nociones de programación ya que los puestos de trabajo futuros requerirán estas competencias, así como trabajar en que los/as más pequeños/as de hoy puedan tener mañana su propio criterio sobre las profesiones del sector. Así se podrán despertar vocaciones de forma efectiva, creando un modelo de estudios para ellos adaptado a la realidad, y viendo todo lo que la tecnología ayuda a relacionarse con el mundo a base de pequeños hábitos incrementales. La tecnología ayuda a la medicina, a los transportes públicos, etc, y son cambios muy importantes, por lo que no solo tienen que ser consumidores, sino deben conocer cómo funciona como unos de los pilares de las reglas de juego del futuro.

Y en todo este esquema que estamos dibujando, ¿Cómo analizas la importancia de la coeducación en competencias TIC?¿Cuáles son las claves para que esa formación en competencias se realice en igualdad de oportunidades desde la infancia?

Bueno aquí existen varios factores entre los que está el entorno familiar, y pongo un ejemplo. Somos cinco hermanos (tres chicas y dos chicos) y mi madre cogió una excedencia y se reincorporó a la vida profesional cuando yo, que soy la pequeña, tenía 12 años. Cuando esto pasó, en la cocina había un calendario con  lo que te tocaba hacer esa semana en la casa. Son pequeñas señales que te marcan en el hecho de que da igual que seas chico o chica.

Luego tenemos el ambiente escolar, pasamos muchas horas en el cole, y por ello necesitamos profesionales que tengan esa diversidad.

No creo en la igualdad por cuotas sino en la meritocracia pero, que las bases de igualdad existan en la familia y en el colegio hacen que los equipos se sientan iguales. El entorno es importante, porque si tú tienes un mensaje pero al final visualizas otra realidad de prejuicios, es muy probable que des ese paso atrás y que cuando crezcas como persona adulta arrastres esos prejuicios. Es decir, debemos educar sin prejuicios de género.

¿Entonces, existen estos prejuicios asociados a los roles o a lo que se espera de un niño o una niña, por ejemplo en el tipo de profesiones y competencias que desarrollarán? ¿Consideras interesante por ello la implementación de asignaturas de pensamiento computacional y programación desde las primeras etapas formativas?

Los planes de educación deben tener asignaturas técnicas desde las edades más tempranas, pero sin duda tenemos que profundizar más en la situación pues el género no es la única barrera. Hace poco estaba en una conferencia de inclusión y se hablaba de que había un colectivo de programadores elfos gitanos, y cuando lo escuché me chocó que tuvieran que hacer ese colectivo por raza. No sé cuál es la solución, pero yo por ejemplo he abierto la mente gracias a los viajes, y si ves un entorno con otro background y otra cultura con menos prejuicios, lo asumes con naturalidad aprendiendo y respetando.

No es un tema de capacidad, es un tema de preferencias y de que hagamos prácticos los planes de formación, viendo esa parte de práctica de cómo la tecnología puede ayudar a otras disciplinas. La tecnología per se no va a ningún lado si no se humaniza, y quienes la humanizan son las personas expertas. Las mujeres tenemos un pensamiento un poco más pragmático, y por eso una de las claves puede residir en que veamos de qué puede servir… Sería un complemento muy positivo.

Y en esta línea, ¿Puede influenciar de alguna forma que existan ciertos estereotipos asociados a las profesiones TIC y la mujer?

Seguramente, si bien es cierto que en los últimos años tenemos grandes referentes mujeres en grandes corporaciones puramente tecnológicas. Claramente hay ejemplos, y cada día son más estas mujeres brillantes que han encontrado su sitio y que tienen un respeto inigualable, demostrando que sí se puede romper esa brecha.

Pero lo cierto es que continuamos siendo minoría. Entonces la reflexión que planteo es ¿Es una decisión debida a que no se dan las oportunidades, o consiste en que la oportunidad tiene un coste demasiado alto en mi equilibrio de vida? Mientras no exista una conciliación gubernamental – empresarial que permita que no sea “rara” una reducción de jornada, una baja de maternidad, etc, de forma que la mujer no se sienta distinta por disponer de estos derechos, la situación es complicada. El gobierno y las empresas tendrían que hacer algo conjunto y contundente, que se trate de opciones reales de conciliación. Mientras no sea una realidad, habrá mujeres que decidan no ocupar puestos por el coste familiar que les supone.

A esto añadiremos una discriminación latente, pero deberíamos tratar también esta parte de compromiso social al respecto.

¿Y cuáles que son otros obstáculos con los que se encuentra la mujer?

Hay otra teoría reforzada con estadísticas que yo comparto, y es sobre que los propios que hacemos procesos de selección tenemos prejuicios. Normalmente buscas alguien que sea similar a ti en cuanto a pensamiento, forma de ser, y por supuesto en cuanto a sexo. Entonces, cuantas más personas que toman decisiones en los procesos de selección sean hombres, la probabilidad de que elijan a una mujer dependerá mucho de cómo vean el rol de ella en la compañía.

¿Y cuál es el papel actual de la mujer en el sector TIC?

Empezando por la casa, el 35% de los mandos directos de mi equipo son mujeres. Hace 5 años llegué a tener un 50%, y ha sido una elección natural y sin ir buscando estos porcentajes. En el global del departamento el porcentaje cae al 23%, y hacia fuera de la empresa en los foros que nos movemos de tecnologías sigue siendo habitual encontrarse con un 10% o un 15%.

No existe un acercamiento real al equilibrio, y todavía desafortunadamente recibes comentarios como “Ah que bien que la CEO de Grupo Cosentino sea una mujer”, algo que yo recibo como un comentario obsoleto.

¿Estamos avanzando pues en conseguir la igualdad real dentro del sector? ¿Qué retos tenemos por delante?

Se está avanzando de manera lenta y necesitamos despertar las ganas de las chicas por trabajar en tecnología. No estamos siendo capaces de tocar su corazón, tenemos que darles más referentes porque las mujeres somos más de modelos y de asegurar cierta garantía de que salga bien, pensamos cinco veces las cosas antes de… No sé si esta opinión la compartirán otras mujeres conmigo.

Pero hay que hacer que esto salga adelante porque está demostrado que los grupos de trabajo mixtos son más eficientes porque son más ricos en puntos de vistas. Como norma general en los ambientes que he trabajado, las mujeres tenemos ese punto de no saltar a la primera, mediar en situaciones de confrontación buscando consensos y soluciones creativas. Es una pena que no estemos más presentes en TICs, porque nos estamos perdiendo una parte muy buena para la eficiencia de las organizaciones y porque si no, la sociedad dejará de ser rentable en pocos años porque hay que conseguir la empleabilidad futura de las nuevas generaciones de mujeres como necesidad de la sociedad en sí. Si no lo hacemos por la generosidad de humano a humano (que es como debería ser) habrá que hacerlo por el bien de la propia Economía.

Te queremos pedir un par de consejos ¿Qué le dirías a esa joven que se está planteando ahora su profesión TIC? ¿Y a esa profesional que se está encontrando con ciertos obstáculos para seguir trabajando?

Comenzando por el segundo, a esa mujer le diría que no cambie su estilo de liderazgo y que no intente actuar como un hombre si es una mujer. Que luche desde pedir la diversidad y no mimetizarse en el mundo de los hombres. Yo con 23 años lo hice y un hermano mío me dijo “Que mal hecho” y llevaba razón. No hay que masculinizarse, hay que luchar demostrando con constancia, perseverancia y saber hacer, pero sin perder ni maquillar tu identidad. Defender el “soy mujer y aporto lo mismo que tú pero desde mi prisma”.

Y a las jóvenes, les digo que hay un montón de oportunidades detrás y que el camino se hace andando, que no pierdan su curiosidad y que hagan lo que les gusta. Pero a estas edades, que también piensen en su empleabilidad, que tienen que ver las opciones y que sepan que tienen su hueco, que seguramente tendrán más oportunidades de encontrar su empleo a futuro si están en este mundo TIC que si se quedan fuera.

¿Te gustaría añadir algo más?

A todas las personas sobre las que hemos ido hablando, que busquen su pasión sin barreras, sin prejuicios, buscando descubrir la riqueza que hay detrás de la curiosidad que hablábamos antes y de probar nuevas cosas. Con todo esto junto, seguro que encuentran su sitio donde las tecnologías les pueden ofrecer muchas oportunidades.