María Gema Pérez Naranjo es actualmente la Directora General de Política Digital de la Junta de Andalucía. Licenciada en Ingeniería de Telecomunicaciones, cuenta con amplia experiencia en el ámbito de la innovación. En la Administración autonómica ha ocupado desde 2006 varios cargos relacionados con la modernización de la misma a través de las tecnologías.

 Hoy comparte con nosotras y nosotros su trayectoria y cuál es su visión del papel de la mujer en el sector TIC, desde la pasión por su trabajo y una buena dosis de esperanza.

Como te comentaba, nuestro propósito es crear un espacio donde se visibilicen personas que ayuden y sirvan de identificación e inspiración para las mujeres que trabajan en el sector TIC y las que estén interesadas en trabajar en éste. Para ello, nos gustaría preguntarte sobre algunos gustos personales y así conocerte un poco más.

Un hobby: deporte en familia

Un lugar: la montaña

Un libro: “El tiempo regalado” de Andrea Köhler

Una palabra que te defina: leal

Estudiaste ingeniería. ¿Qué te llevó a estudiar una carrera técnica?

Cuando empecé a estudiar la carrera, hace 25 años, elegí especializarme en Ingeniería de Teleco por las oportunidades que ofrecía más que por una vocación clara y decidida. Entonces las TIC empezaban a despuntar adquiriendo relevancia en lo social y en lo económico, pero no formaban parte de nuestra vida cotidiana como ahora. Hoy en día están presentes de forma natural en nuestra relación con los demás, tanto en el ámbito personal como en el profesional. Sin embargo, en aquel momento, no teníamos ni idea de lo que iba a llegar a ser, al igual que ahora tampoco sabemos lo que está por venir. Todo cambia muy deprisa y estamos en entornos muy disruptivos.

En mi caso elegir la carrera de Teleco fue un reto personal. Quería estudiar ingeniería y me gustaba la materia, pero no tenía muy claro a dónde me iba a llevar…

¿Y esta carrera cumplió con tus expectativas?

Las ha superado con creces. Me carrera ha permitido alcanzar unas metas que nunca imaginé. Me ha abierto muchísimas posibilidades, en todos los sentidos. He disfrutado y disfruto mucho con las experiencias profesionales que me está brindando.  Me ha dado mucho más de lo que esperaba en un principio.

¿Por lo tanto ha sido muy útil para tu desarrollo profesional, no?

Sí, completamente. Este tipo de carreras te permiten adquirir una serie de conocimientos técnicos que por supuesto serán esenciales para ejercer la profesión, pero en mi caso considero que también me ha aportado instrumentos imprescindibles para desenvolverme en la propia vida y poder resolver situaciones a veces complicadas.

Son carreras que requieren un especial esfuerzo y dedicación, es cierto, pero que merecen la pena al 100%. Yo siempre destaco la capacidad de reacción y superación al, por ejemplo, fallar exámenes y volver a empezar, a levantarse una y otra vez. Esto sin duda es un entrenamiento para  enfrentarte a las dificultades que la vida pone en nuestro camino.

¿Por lo tanto animarías a las jóvenes andaluzas a adquirir este tipo de formación técnica?

Por supuesto que sí.  Sin ninguna duda. Optar por una carrera STEM presenta a día de hoy muchísimas salidas profesionales.  La demanda actual es muy alta y se va a ir incrementando a lo largo de los próximos años.

¿Basándote en tu experiencia personal y profesional, cómo ves el papel de las mujeres en el sector TIC? ¿Cuáles son los principales obstáculos a los que se enfrentan las mujeres en el desarrollo de su carrera en el sector? ¿Y en tu caso en particular?

La presencia de la mujer en el sector TIC es esencial como en cualquier otro ámbito. Poco a poco veo mejorar el reconocimiento profesional femenino en el sector. se encuentran más mujeres en los Consejos de Administración de las empresas, y se reconocen más nuestras dotes para la gestión eficiente y racional o el liderazgo… Pero no obstante, existen todavía muchos obstáculos, y eso es una realidad. Sobre todo cuando tenemos que conciliar. El tema de la conciliación familiar y laboral es un tema muy sensible y aún no resuelto.

¿Algún consejo al respeto?

En mi caso, procuro mantener un equilibrio entre la vida personal y el trabajo. No es nada fácil. Para ello intento priorizar e invierto el tiempo en lo que toca en cada momento. Si tengo que trabajar, me centro en ello y si estoy con mi familia, también. Si no consigues separar estos dos aspectos, al final no estás realmente al 100% en nada de lo que emprendes. El objetivo es tratar de tener una vida equilibrada, para sentirse bien con una misma.

Queda mucho por hacer en el tema de la conciliación familiar y laboral. Para mejorar se tienen que promover transformaciones tanto desde las empresas privadas como desde la administración pública. Son numerosos los cambios por abordar en cuanto a los horarios, las jornadas partidas, etc.

¿Puedes hablarnos de algún/a mentor/a que te ayudara a desarrollarte profesionalmente?¿Has tenido algún referente  femenino que te inspirara o guiara? 

Mi primera jefa era ingeniera de Teleco, y me dio sabios consejos que he recordado a lo largo de estos años. Fue una persona que confío mucho en mí. También he tenido mentores hombres que me han aportado mucho, desde diferentes visiones de gestión, y eso me sigue sirviendo a diario. Al final tanto unos como otros me han enseñado que lo importante es tener confianza en uno mismo,  buscar hasta encontrar lo que más nos realice profesionalmente y trabajar con disciplina, responsabilidad e ilusión.

¿Cuál crees que es la imagen social que se tiene de las mujeres profesionales del sector TIC? ¿Crees que existe un estereotipo? ¿Alguna anécdota personal sobre esto?

Dicen que existe un estereotipo de la mujer en el sector TIC, pero yo no lo identifico a mi alrededor. En mi trabajo estoy rodeada de mujeres con sus familias, amigos, preocupaciones, aficiones, sentimientos… al igual que en cualquier otra profesión. Desde fuera puede haber estereotipos, pero no corresponden para nada a la realidad.

Eso sí, me encontré a mucha gente solidaria en el sector TIC. Realmente se puede mejorar la vida de los demás a través de las tecnologías, que son sin duda tractoras y facilitadoras a la hora de disminuir las desigualdades sociales en nuestro entorno.

¿Por tu experiencia, piensas qué estamos avanzando para conseguir la igualdad de género real y efectiva en el sector TIC?

Creo que quedan muchos años por delante para conseguir la igualdad de género y en el sector TIC, de ámbito mayoritariamente masculino, aún más.

Me parece que para ello tenemos que ser muy conscientes del diagnóstico de la situación. Y creo que en Andalucía con el proyecto “WomANDigital”, estamos acercándonos de la manera más correcta a ello. Existe un diagnóstico real de que las mujeres se inclinan poco por este tipo de estudios, quizás por desconocimiento y falta de información. Una vez identificado el problema hay que ir buscando soluciones.

¿Si tuvieras que decirles algo a los responsables de las empresas del sector para que impulsaran acciones, por qué empezarías?

Una de las cosas que más me preocupa y me indigna es la desigualdad de salarios entre hombres y mujeres cuando se tienen las mismas responsabilidades. Me parece profundamente injusto. En el ámbito de lo público no ocurre. Aunque existen avances sobre este tema, es necesaria una mayor intervención de las administraciones con sus regularizaciones en la materia acompasada con decisiones de alto nivel de los responsables de las empresas del sector. En fin, son numerosos los agentes que tienen algo que decir al respeto.

¿Tendrías alguna propuesta más?

Claro.

Por un lado, creo que la mayoría de los responsables del sector son conscientes de la situación de la mujer en las empresas TIC, y conozco a muchas empresas privadas donde se empiezan a poner medidas en marcha.

Por otro lado, veo todavía necesario insistir en las cuestiones de liderazgo femenino.  La participación de las mujeres en las decisiones estratégicas es fundamental. Hace falta que ocupen puestos de alta dirección. Aunque el porcentaje de mujeres directivas sea de momento poco relevante, creo que se están incorporando cada vez más a esos niveles.

Y para acabar, ¿qué mensajes les quieres mandar a las y los jóvenes que están empezando a estudiar esta carrera o que están empezando su vida profesional en este sector ?

Les animo a escoger la opción que les haga más feliz. Puede parecer una utopía, pero es esencial. Muchas veces ellos y ellas ni lo saben. No siempre acertamos a la primera, a veces hay que probar para descartar. Todas las experiencias que vivimos nos dejan un aprendizaje. La vida nos va brindando muchas opciones. Pero lo cierto es que las carreras STEM nos ofrecen muchas posibilidades de realización profesional, y consecuentemente tu vida personal resulta muy beneficiada.  Nos permite en ocasiones abrirnos a un mundo internacional, enriquecernos culturalmente, y en definitiva ser protagonista en primera línea de los profundos cambios que se están experimentando en nuestra sociedad. Te ofrece la posibilidad de trabajar en otros campos como lo social e intentar reducir las desigualdades. En definitiva, es una gran oportunidad.