Mujer joven, informática, y emprendedora en un ámbito tradicionalmente masculinizado. Chary Tíscar, es toda una excepción y un referente en el mundo del peritaje informático. Es la única mujer colegiada del Colegio Profesional de Ingenieros Técnicos Informáticos de Andalucía que trabaja como Perito Judicial Informática y, además, ha puesto en marcha su propia empresa. Formada así misma, sabe por experiencia propia que con trabajo y constancia se consiguen las cosas. Por ello, tiene como filosofía de vida el aprendizaje constante, y la implicación en causas sociales para abrir camino y servir de inspiración a las nuevas generaciones de ingenieras.

Un hobby: montar en bici y tocar la guitarra, la toco desde que tengo 8 años y me encanta.

Un lugar: pasear por la zona del puente de Triana y la calle Betis, por el Parque de María Luisa y terminar contemplando la Plaza de España.

Un libro: actualmente leo más artículos sobre investigación informática, casi a diario, para estar al día en las últimas técnicas de investigación.

Una película: la saga de Indiana Jones, me gustan mucho las películas de aventuras y acción.

Un personaje: Carolina Marín, porque ha triunfado en un deporte bastante desconocido y minoritario en España. Ha sabido empoderarse, salir hacia delante y conseguir su sueño, ser Campeona del Mundo.

Una app: el calendario de Google, soy súper organizada y lo uso a diario tanto a nivel personal como laboral. Y para comunicarme Whastapp, considera que ha sido la gran revolución en las aplicaciones de comunicación.

Una palabra que te defina: soy perseverante en mi trabajo. Me dedico al mundo de la tecnología que está en constante cambio, y siempre tengo que estar leyendo y estudiando, ya que continuamente salen nuevos avances y hay que estar a la última.

¿Cómo ha sido tu trayectoria profesional y cómo es tu trabajo actual?

Cuando era joven y tuve que decir que estudiar, la informática no era realmente mi vocación, estudié esta carrera de casualidad, ya que sabía que tenía bastantes salidas profesionales de cara al futuro a la hora de buscar trabajo.

Cuando terminé la universidad empecé a trabajar desarrollando software en la empresa privada, y me di cuenta que no me terminaba de gustar lo que hacía. Así que decidí que quería montar mi propia empresa, y ahí llegó la parte más complicada, ya que no sabía muy bien qué camino escoger, ya que el ámbito profesional de la informática ofrece un amplio abanico de posibilidades con muchas ramas diferentes entre las que elegir.

Investigué por Internet diferentes ámbitos laborales, y me llamó la atención el peritaje informático, así que comencé a estudiar y a formarme por mi cuenta.

Después de alrededor de un año de estudio intenso, decidí crear mi propia empresa, Ciberforensic, en la que actualmente trabajo como perito judicial informática.

En mi día a día principalmente investigo evidencias electrónicas con la finalidad de que puedan ser presentadas en un proceso judicial con todas las garantías legales.

Por ejemplo, si se quiere presentar una conversación de WhatsApp en un juicio, a menudo, por desconocimiento, se suele presentar en papel impreso. El problema surge cuando la otra parte impugna esa prueba, ya que al tratarse de un papel escrito a ordenador e impreso, cabe la posibilidad de que dicha conversación haya podido ser manipulada. En este caso, lo que yo hago es extraer la base de datos de WhatsApp manteniendo la cadena de custodia, posteriormente la analizo, y con los resultados obtenidos desarrollo un informe pericial en el que explico si la conversación en cuestión es verídica o por el contrario ha podido ser manipulada.

Paralelamente, también imparto formación a Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado sobre Análisis Forense Informático, con la finalidad de formar a este colectivo en cuanto a la investigación informática se refiere.

Desde que comenzaste tu carrera de informática a la profesional que eres hoy ¿cómo era tu visión de la tecnología y cómo ha cambiado en este tiempo?

Cuando comencé en este mundo pensé que el ámbito profesional de la informática estaba ligado principalmente a la programación y a las redes, ya que es lo que principalmente estudié en la carrera y a lo que me dediqué cuando encontré mi primer trabajo. Después, cuando comencé a investigar otras opciones, me di cuenta de que había muchas salidas profesionales diferentes dentro de la informática. El mundo de la tecnología y las nuevas comunicaciones tiene un abanico de posibilidades mucho más amplio del que nos imaginamos cuando somos jóvenes y estamos estudiando.

¿Cómo ves de importante que los chicos y chicas se formen en competencias tecnológicas más allá de la carrera que vayan a hacer?

Independientemente de que estudien o no una carrera relacionada con las nuevas tecnologías, es importantísimo que tengan conocimientos y competencias tecnológicas, y sobre todo, de seguridad informática.

Hoy en día, cada paso que damos solemos hacerlo con un Smartphone en la mano, por lo que generalmente estamos realizando una constante exposición de nosotros en internet, y concretamente en las redes sociales. De esta manera la imagen que damos de nosotros mismos en las redes sociales se convierte en saberlo en nuestra reputación digital. Por este motivo, desde edades tempranas se debería impartir una educación basada en la concienciación en cuanto a protección, privacidad de la información y ciberseguridad.

¿Qué opinión te merece que la juventud tenga vocaciones y estudien carreras STEM para además de usar tecnología, se implique en su desarrollo y forme parte de esta revolución digital?

Es importante que la gente joven se decida por estudiar carreras relacionadas con las nuevas tecnologías de la información, ya que no sólo estamos hablando del futuro, sino que es el presente que estamos viviendo. Como he comentado anteriormente, hoy en día casi todo gira en torno a las nuevas tecnologías e internet.

Además de animar a la juventud a estudiar carreras técnicas, es importante que una vez que finalicen sus estudios universitarios se especialicen en un campo laboral concreto, completando sus estudios con algún máster o formación específica. De esta manera, podrán llegar a ser personas expertas, tendrán la oportunidad de desarrollarse mucho mejor como profesionales, y adquirirán competencias más exclusivas con respecto a otros perfiles profesionales.

Por tu experiencia ¿cómo analizas el papel de la mujer en el sector TIC?

Cuando estudiaba la carrera de informática sólo éramos tres chicas frente a unos cuarenta chicos en la clase. Es una realidad que las TIC es un mundo mayoritariamente de hombres, aunque poco a poco las mujeres estamos haciéndonos un hueco y cursando cada vez más estudios relacionados con las ingenierías en general.

Cada vez somos más las mujeres que alcanzamos puestos de responsabilidad… Y en esto es en lo que tenemos que seguir avanzando, en trabajar para desarrollar nuestros propios proyectos empresariales, liderar proyectos importantes, y con trabajo y estudio, demostrar hasta donde somos capaces de llegar. Yo creo que esta meta la estamos consiguiendo, aunque nadie dijo que fuera fácil.

¿Te has encontrado con alguna situación en la que te has visto perjudicada o tratada de forma diferente por ser mujer?

Cuando he trabajo con compañeros y compañeras en la empresa privada, las pocas mujeres que formábamos los equipos de trabajo casualmente tenían puestos de bastante de responsabilidad, porque eran muy buenas profesionales y hacían un buen trabajo.

Alguna anécdota sí he tenido. A menudo suelo trabajar con algún compañero que me da soporte técnico y de gestión. Cuando nos reunimos con algún cliente tienden a dirigirse a mi compañero en lugar de a mí, a pesar de ser yo la ingeniera y la que toma las decisiones finales. Esta situación se acentúa sobre todo cuando llega la hora de firmar contratos, ya que generalmente le exponen la documentación a mi compañero antes que a mí. Yo creo que se une un poco el ser mujer con que soy joven, y quizás también relacionan la juventud con la falta de experiencia.

¿Crees que los estereotipos sobre la informática afectan de una forma especial si además eres mujer?

Por el hecho de haber estudiado informática nos suelen estereotipar como frikis, que nos gusta vestir de negro, que quizás somos menos sociales…. Yo siempre he huido de este tipo de roles, me considero una chica bastante normal y huyo de los estereotipos.

¿Has contado con referentes en tu trayectoria que te hayan ayudado o inspirado?

En el mundo de la informática y aún más concretamente en el peritaje informático hay muy pocas mujeres en las que me haya podido inspirar como referentes. Tengo algunos referentes hombres, pero no mujeres, ya que es un ámbito laboral nuevo, en el que las mujeres aún tenemos mucho que decir y demostrar.

Poco a poco cada vez se están visibilizando más a las mujeres TIC, y serán más las mujeres que se animen a estudiar esta formación tan específica, como es la investigación informática.

¿Crees que ese cambio debe pasar por un impulso legal que ayude a las mujeres a animarse a estudiar este tipo de carreras, y a crear unas condiciones más igualitarias, por ejemplo en las empresas?

Al fin y al cabo, lo que marca el poder conciliar trabajo y familia son las leyes que tenemos. Hace falta un impulso que permita flexibilizar más la jornada laboral, por ejemplo con el teletrabajo que ahora se ha puesto tan de moda tras el COVID-19.

Las normas se van cambiando, pero es un proceso lento, no se pueden cambiar de la noche a la mañana. Aunque si es cierto que con más frecuencia se van introduciendo más recursos legales que ayuden al padre y a la madre a conciliar. El teletrabajo creo que ha llegado para quedarse, porque es una herramienta muy útil para conseguir la conciliación real.

¿Qué ventajas tiene el sector TIC para facilitar este tipo de conciliación, y que pueden ayudar a que lidere un cambio en favor de la igualdad de género a nivel de laboral?

El sector TIC ofrece multitud de ventajas, por ejemplo con la llegada del teletrabajo. Hoy en día para desarrollar la mayor parte de los trabajos se necesita un ordenador con conexión internet. El poder teletrabajar desde cualquier parte del mundo a través de internet es un recurso con el que no contábamos hasta hace muy poco, y sin embargo estaba ahí.

Ha sido un descubrimiento muy positivo para las empresas, claramente considero que ofrece una ayuda real en cuanto a la conciliación laboral y familiar, por lo que probablemente esta nueva adaptación laboral ha llegado para quedarse.

¿Cómo analizas la transversalidad del sector TIC en las profesiones?

El sector TIC tiene cada vez un peso mayor en la sociedad. Por ejemplo en la educación, en el último año a causa del COVID hemos tenido una auténtica revolución: clases online, exámenes online, charlas…

El sistema no estaba aún preparado para este cambio, y hemos tenido que hacer un sobreesfuerzo para hacer esa adaptación, y por los resultados obtenidos, parece que ha ido bien. Era impensable que los más jóvenes pudieran recibir clase desde casa, ha sido un éxito y la adaptación funciona perfectamente.

Igual ha ocurrido con las charlas que estábamos acostumbrados a impartir de manera presencial. Hemos tenido que modificar esas presentaciones que hacíamos y adaptarlas al modo telemático, el resultado ha sido en un tiempo récord, obligados por la situación y con un buen resultado.

Nos hemos adaptado todo lo mejor posibles: pizarras digitales, cartas digitales en los bares …

Antes no se contaba con ello y al final, facilitan el trabajo y ahorran recursos, porque todo está informatizado. Esta revolución ha llegado sin esperarla y ha ayudado a acelerar la transformación digital tanto a nivel empresarial como particular.

Gracias a la adaptación de las nuevas tecnologías en los diferentes ámbitos laborales el mundo empresarial ha podido seguir funcionando y desarrollando nuevos proyectos.

También estás implicada en el ámbito educativo y de ciberseguridad, para concienciar desde edades tempranas sobre este tipo de delitos informáticos. Háblanos de estas acciones.

Colaboro con varias asociaciones contra la violencia de género y con centros educativos dando charlas de concienciación sobre ciberacoso y ciberseguridad.

Esta iniciativa surgió a raíz de que gran parte de los clientes con los que trabajo son mujeres que han sufrido acoso, extorsión, amenazas e insultos a través de dispositivos electrónicos (teléfonos móviles principalmente).

Este tipo de violencia tecnológica, cada día más creciente, requiere de un tratamiento especial. Por una parte, se necesita empatía y sensibilidad con la víctima, dado que trabajo con información muy privada, y por otra, conocimientos informáticos y legales específicos para estas situaciones.

Por desgracia, me llegan casos en los que la víctima, por desconocimiento o por un mal asesoramiento, no puede presentar las pruebas necesarias con la validez y garantías que requiere un procedimiento judicial, ya sea porque ha borrado esas pruebas o porque se han presentado incorrectamente, perdiendo su valor probatorio.

Es fundamental que desde edades tempranas se reciba formación especializada en nuevas tecnologías, en cuanto a prevención y a la correcta configuración de la privacidad y seguridad de dispositivos tecnológicos que utilizamos a nivel personal y laboral. De esta manera daremos un uso más adecuado a los diferentes recursos que Internet nos ofrece. Y desde edades tempranas estaremos desarrollando capacidades, competencias, y habilidades en el manejo de las nuevas tecnologías de la información. Solo de esta manera podremos hacer frente al ciberacoso y saber cómo protegernos correctamente. Cuánto mayor información y formación especializada recibamos en edades tempranas frente al ciberacoso, más eficaz será su prevención y mejor podremos gestionarlo.

¿Cuál es el público con el que te encuentras? ¿Existen hábitos o predisposición diferente en chicos o chicas?

No hay un perfil concreto de quien sufre más el ciberacoso. Pero sí es cierto que las mujeres lo sufren más que los hombres, no sé por qué motivo se les ataca más y estamos más expuestas al ciberacoso. Como comentaba, trabajo con varias asociaciones de violencia de género, y como el ciberacoso es un ámbito bastante desconocido, las charlas en las que participo son muy bien recibidas.

El mundo de las nuevas tecnologías es bastante reciente, por lo que no estamos lo suficientemente concienciados de los peligros a los que estamos expuestos al utilizar internet. Exponemos continuamente nuestras vidas en las redes sociales sin saber dónde van a ir a parar nuestros datos.

¿Crees que realmente estamos avanzando en la igualdad de género en el sector?

Poco a poco estamos consiguiendo la igualdad de género real. No es fácil, sobre todo en el ámbito de las nuevas tecnologías, ya que es un sector muy masculinizado. Se necesitan más mujeres referentes, para que las chicas vean y sientan que ellas también pueden ser capaces de alcanzar puestos importantes a nivel empresarial.

Las mujeres estamos demostrando hasta donde somos capaces de llegar por nosotras mismas, cada vez hay más ingenieras, y estamos demostrando que por supuesto somos capaces de desempeñar puestos de liderazgo.

Hemos llegado a este ámbito laboral para quedarnos, es lo que estamos haciendo, demostrándolo con estudio y trabajo.

¿Qué mensaje les darías a las chicas que tienen dudas a la hora de elegir una carrera TIC, y a las mujeres que ya están en el sector pero se encuentran con brechas de género que las limitan?

Si quieres llegar lejos tienes que estudiar, formarte, leer artículos… y sobre todo, no dejar que nadie te diga que no eres capaz de llegar a donde te propongas. El futuro necesita gente joven, con nuevas iniciativas y proyecto que poner en marcha, ya que con estudio y con trabajo podemos llegar donde nos propongamos.

Cada vez veo más claro que este es el camino que estamos siguiendo las mujeres de hoy en día, demostrando que somos capaces de ser ingenieras y liderar proyectos de envergadura en el mundo laboral.

El emprendimiento es también una forma de liderazgo, con poca representación aún de talento femenino, el cual es indispensable. ¿Cómo ha sido tu camino emprendedor?

Emprender no es fácil, y en mi caso partía desde cero, pero eso no me asustaba, ya que tenía claro que mi meta era montar mi propia empresa de peritaje informático, y así fue como nació Ciberforensic.

Los primeros clientes contactaron conmigo a través de mi página web, y poco a poco el volumen fue siendo cada vez mayor.

Alternamente, desarrollé otra línea de negocio, la de formación. En este caso me puse en contacto con los principales sindicatos de Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y les expuse un dossier con diferentes ofertas formativas. Desde el principio la propuesta de formación que les expuse tuvo muy buena acogida, ya que se trata de cursos específicos de investigación informática, y en este ámbito laboral no lo habían estudiado anteriormente.

Llegar hasta aquí no ha sido nada fácil, en ocasiones tienes que enfrentarte al miedo al fracaso, obstáculos que no tenías previstos … Sin embargo, en ningún momento perdí la ilusión. Tenía la certeza de que el trabajo que estaba desarrollando podía ayudar a la sociedad en temas tan importantes como la prevención frente al ciberacoso, el asegurar que las evidencias electrónicas que se presentan en un proceso judicial sean admitidas con las todas las garantías legales, concienciar a la sociedad sobre los peligros a los que podemos exponernos si no hacemos un uso responsable de las nuevas tecnologías, etc.

De esta manera, con estudio y perseverancia es posible llegar a donde te propongas. Si puedes soñarlo puedes conseguirlo, no dejes que nadie te diga hasta donde puedes llegar.