Yaiza Rubio es licenciada en Ciencias de la Información y Analista de inteligencia en ciberseguridad española. Dos formaciones que se complementaron para lograr su objetivo de trabajar en la gestión de la información que se encuentra en internet a través la programación, y desarrollar su reflexión acerca de la necesidad de aprender sobre seguridad.

Desde mayo de 2013 trabaja como analista de seguridad en ElevenPaths, tras haberlo hecho en empresas como S21sec e Isdefe. En 2017 se convirtió en la primera hacker española en participar en las conferencias internacionales DefCON y BlackHat, y es coautora del libro «Bitcoin: La tecnología blockchain y su investigación», además de codirigir el Título de Experto en Blockchain y Bitcoin de la Universidad Europea de Madrid.

Cibercooperante de Honor de INCIBE, ha impartido charlas en conferencias como BlackHat y DefCon. Hablamos con Yaiza Rubio, una historia sobre valores y tecnología.

Queremos conocer un poco más esa parte personal y humana de una de las hackers españolas más importantes. Para ello, nos gustaría que nos dijeras:

Un hobby: Desde muy pequeñita he hecho mucho deporte, especialmente tenis, ya que los valores que me ha trasmitido me han servido de mucho a lo largo de mi vida profesional. Ahora trato de sacar tiempo para entrenar un poco y competir en pádel los fines de semana que tengo libres

Un lugar: Nací en León, viví en Las Palmas, y llevo en Madrid desde los 18 años. Pero sin duda mi lugar preferido es Albacete, la ciudad donde pasé más de trece años y de donde son mis mejores amistades

Un libro: Por ahora, 1984 de George Orwell. Lo leí hace diez años y cada día que pasa creo que se detectan más paralelismos entre la sociedad actual y el mundo de 1984. Ahora estoy leyendo Un Mundo Feliz de Aldous Huxley… Promete.

Una película: Difícil elegir una. Me impactó mucho ‘American History X’, pero me suelen gustar más aquellas que están ambientadas en las guerras de Irak o Afganistán, o que traten de agentes encubiertos. La película de ‘El traidor’ o ‘Secretos de Estado’ son mis favoritas.

Un personaje: Joy, el personaje que representa la emoción de alegría de ‘Riley’ en la película de ‘Inside Out’.

Una APP: Spotify.

Una palabra que te defina: Trabajo.

Ahora nos gustaría saber tu opinión sobre el papel de las tecnologías en la sociedad, así como la situación actual que vive el sector TIC y el desarrollo del talento femenino en él. Comencemos remontándonos un poco hacia atrás. ¿Cuál era tu visión de la tecnología cuando eras apenas una estudiante y cuál es tu visión actual?

En mi caso, yo tuve mi primer móvil a los 11 años porque en aquellos tiempos jugaba al tenis y era la manera que tenían mis padres de tenerme controlada cuando viajaba. En cambio, para mí era la herramienta perfecta para pasar el tiempo entre partido y partido. Cuando me cansaba de los libros, porque tenía que preparar los exámenes del colegio en las horas muertas de los torneos, los juegos me ayudaban a distraerme. Al igual que cuando mi padre compró el Commodore 64, nos podíamos pasar horas y horas jugando, así que cuando crecí desaparecieron los ordenadores de mi casa porque mis padres entendían que me podían distraer de mis objetivos: estudiar y entrenar. No tuve mi primer ordenador personal prácticamente hasta los 18 años.

Sin embargo, mi visión actual de la tecnología es distinta. Trato de comprender qué es lo que ocurre por dentro. Cuando veo una funcionalidad nueva en alguna aplicación o dispositivo que mejora lo que hay en el mercado, trato de ver cómo podría incorporarse en todo aquello que creamos en Telefónica. De hecho, aquellos días en los que no he tenido una nueva idea o no he tratado de mejorar lo que esto haciendo, son días completamente perdidos para mí.

Nos comentas que en un principio el uso directo que tú le veías a la tecnología era el de entretenimiento, pero que actualmente te apasiona la creatividad, las funcionalidades y las mejoras para las personas. Según tu experiencia entonces, ¿Crees que es importante para la juventud adquirir competencias técnicas independientemente de la rama profesional que se elija?

Es fundamental que cualquier joven comience a adquirir competencias técnicas sea la rama que sea la que estudie. En mi caso, yo me di cuenta cuando estaba estudiando un Máster de análisis de inteligencia y vi que comenzar a tener habilidades de programación con la cantidad de información disponible en internet, sería el punto diferencial que podía dar a mi perfil en aquel momento.

Vamos a enfocarnos ahora en la cuestión de la igualdad de oportunidades en el Sector TIC ¿Cómo ves el papel de las mujeres?

En el año 2017, que fue cuando tuve la suerte de exponer en BlackHat y DefCON, solamente el 7% de todos los ponentes eran mujeres. Es evidente que se echa de menos ver a más mujeres.

¿Cuáles consideras que son los principales obstáculos a los que se enfrentan las mujeres en el desarrollo de su carrera en el sector?

Creo que son muchos factores los que afectan como la cultura, la educación y los estereotipos, pero creo que el principal obstáculo nos lo ponemos nosotras mismas por inseguridad. Siempre me acordaré cuando comenzábamos Félix Brezo y yo a dar charlas de seguridad, después de habérnoslo currado durante horas y horas, por inseguridad acababa preguntándole si él creía que lo que pensábamos presentar era lo suficientemente bueno. Y él siempre me contestaba: “Yaiza, ¿Y qué pasa si no lo es? Pues empezaremos de nuevo con otra idea y alguna saldrá bien”.

Pues eso, se necesitan más personas como Félix y menos que se piensen las cosas mil veces como hacía yo en el pasado.

¿Qué consejo le darías a esas mujeres para ‘que no se lo piensen tanto’ y den un paso adelante?

Mi único consejo es que si se quieren dedicar a esto, que lo hagan porque les gusta y les apasiona el mundo de la tecnología. La pasión es lo que les hará tirar hacia delante cuando las cosas no vayan bien. Si dan el paso porque buscan un sector donde hay trabajo, se les hará muy cuesta arriba.

¡Son muchos años en un sector muy duro y competitivo como para que se dediquen a algo que no les gusta! 

Uno de los objetivos de estas entrevistas es mostrar una realidad posible de mujeres que han conseguido éxito (en la medida en la que significa para cada cual) en su desarrollo profesional y personal, ya que la inspiración es una fuente muy positiva de vocaciones ¿Puedes hablarnos de algún mentor o mentora que te inspirara y ayudara?

Mentiría si ahora dijera Marie Curie o Margaret Hamilton. Aprecio mucho el mérito que tienen pero me pillan muy lejos. Mi campo hasta ahora ha sido liderado por hombres y, por lo tanto, mis referentes son hombres. En mi caso, son tres personas las que han marcado mi carrera.

Sin Félix Brezo probablemente yo no me dedicaría a la tecnología. Fue la persona que me metió el gusanillo de la tecnología en el cuerpo y la que día tras día se encarga de abrirme los ojos para que no me estanque.

Por otro lado, David Barroso fue el que me abrió la puerta a un mundo apasionante como es el de la seguridad.

Y, por último Chema Alonso, que es uno de los profesionales con los que, cada día que pasa, más valoras el hecho de tener un referente así en España. Además de admirar la capacidad de trabajo que tiene. Desde muy pequeñita mis días consisten en hacer malabares con el tiempo, yo he elegido vivir así en casi todas las etapas de mi vida. Así que cuando te encuentras por el camino con una persona como él, con esa visión tan clara de lo que quiere y con una ética del trabajo mejor que la tuya, no puedes hacer otra cosa más que tratar de aprender de él.

Sobre el tema de los roles y representaciones sociales y, en concreto sobre los relacionados con el sector y con el papel de la mujer ¿Cuál crees que es la imagen social que se tiene de las mujeres profesionales del sector TIC? ¿Crees que existe un estereotipo?

Es importante que comencemos a cambiar entre todos el estereotipo impuesto en el pasado sobre el perfil del hacker o perfil técnico para que nadie se ’quede fuera’ a la hora de elegir profesiones a las que dedicarse. Los estereotipos son importantes a la hora de decidir realizar una carrera, por lo que es normal asumir que si el estereotipo que representa tu profesión es de una persona que va a ser estar detrás de un ordenador, sin explicar los potenciales beneficios para la sociedad que tiene el hecho de dedicarse a la tecnología, es normal que siga sin haber una presencia femenina importante. 

Por tu experiencia ¿Piensas que estamos avanzando en conseguir la igual de género real y efectiva en el sector TIC?

Desde mi punto de vista, creo que sí estamos avanzando en conseguir la igualdad en el sector TIC. Yo llevo seis años en el mundo de la seguridad y nunca antes he visto tantas iniciativas dedicadas a visibilizar el talento femenino para demostrar al mundo que hay mujeres que se dedican a la tecnología y que por tanto otras muchas pueden hacerlo.

Dado un marco social en el que traemos dinámicas que históricamente han demostrado la dificultad que se encuentra la mujer para incorporarse al mercado laboral ¿Qué les dirías a los responsables de las empresas del sector para que impulsaran acciones en este sentido?

Yo no soy muy partidaria de las cuotas porque dichas medidas, a mi manera de entender, pueden ir en contra de la igualdad de oportunidades. Pero sí es cierto que necesitamos una oportunidad para llegar arriba porque estamos igual de bien preparadas

Y a la juventud ¿Qué les dirías?

Lo más importante es que se formen todo lo que puedan. Aunque piensen que hay asignaturas que no sirven para nada, puede que en el futuro sí les sirvan. Que estudien todo lo puedan que luego cuando entran en el mercado laboral a lo mejor no tienen todo el tiempo que les gustaría para aprender cosas nuevas.

Que se dediquen a algo que les guste. La tecnología es importante y va a ser (y es) el motor de nuestra sociedad pero si no les gusta, que traten de buscar aquello en lo que ellos creen que son buenos porque eso será lo que haga que se levanten por las mañanas.

Yo encontré (a mi parecer) lo que me gustaba un pelín tarde por no conocerme lo suficiente, así que desde que son niños hasta los 17 o 18 años tienen todo el tiempo del mundo para tratar de hacer muchas cosas y tratar de encontrar aquello que les apasiona.