¿Qué ventajas tiene avanzar hacia una sociedad más inclusiva?

Existe una importante relación entre el desarrollo económico y la incorporación de la mujer a un sector TIC que registra una brecha importante entre el número de puestos sin ocupar y la falta de vocaciones STEM.   La brecha digital de género en el sector TIC es una realidad y tiene unas consecuencias medibles. A escala europea, las pérdidas anuales “se estimaban y se siguen estimando en billones”, planteando la cuestión de la formación en STEM, pero también la buena gestión de la diversidad como factor de crecimiento económico y palanca de competitividad. Cuanto más plurales son los equipos y organizaciones, más innovadoras y creativas son sus soluciones, y por tanto se obtienen mejores resultados.

Incorporar el talento femenino al sector TIC supone amplias ventajas competitivas para las empresas. Los modelos de liderazgo femeninos y las habilidades de la mujer mejoran la productividad, atienden la necesidad de contar una diversidad de perspectivas en el desarrollo tecnológico, y la atención a la cada vez mayor demanda de puestos de trabajos técnicos y tecnológicos sin cubrir.

Por todos estos motivos y muchos otros, las mujeres deben formar parte de los espacios de creación y de decisión de nuestro futuro. Sin embargo, nos encontramos ante una alarmante situación: las chicas no se sienten atraídas por las carreras STEM, y las mujeres están infrarrepresentadas en el ámbito tecnológico.

Considerando evidentes imperativos de desarrollo sociales, culturales y económicos, llegamos a la conclusión de que la igualdad de oportunidades en el sector no es una opción sino una necesidad. Por todo ello se plantean  las siguientes recomendaciones:

  • Replantear  los  ciclos  de  formación  tecnológica y  la  implantación  de  esta  materia  desde  una  perspectiva  transversal,  teniendo  en  cuenta  su  rápida  evolución  (flexibilidad,  metodología adaptada) e implicando a toda la sociedad (familia, administración pública, hombres y mujeres).
  • Considerar  la  igualdad  de  oportunidades  en  el  emprendimiento  digital como  una  cuestión  de  interés general: la tecnología está presente en casi todos los niveles, transformando la sociedad desde dentro, siendo el emprendimiento un motor de cambio y creatividad.
  • Enfocar la problemática de la escasa presencia de la mujer en el sector TIC desde un discurso más inclusivo que permita a toda la sociedad sentirse identificada con esta cuestión: género y TIC para un desarrollo sostenible.    
  • Entender la conciliación desde un punto de vista universal, desde la problemática del bienestar de todos y todas en el trabajo. Se trata de encontrar las claves de un mejor desarrollo profesional y personal en un sector que proporciona herramientas facilitadoras.
  • Fomentar el buen uso y desarrollo de herramientas propias del mundo digital para la mejora del bienestar en el trabajo con enfoque de género.