Lograr la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer es uno de los 17 objetivos que incluye la ONU en su Agenda 2030 sobre Desarrollo Sostenible, al considerarlo no solo un “derecho humano fundamental, sino la base necesaria para conseguir un mundo pacífico, próspero y sostenible”.

En el ámbito de la tecnología, las brechas de género son múltiples –de acceso, de contenidos, de habilidades o vocacional– y tienen consecuencias que repercuten en toda la sociedad a medio largo plazo. Los datos nos muestran que existe una baja participación de la mujer en la sociedad de la información, tanto en el acceso a las tecnologías de la información y la comunicación como en la profesionalización del sector, y que esta gran desigualdad que se identifica a escala mundial, al contrario de detenerse, ha ido en aumento en los últimos años.

También son hechos demostrados que dentro del sector TIC las brechas desembocan en limitaciones conocidas como “techos de cristal” o “de cemento” (barreras socio-culturales u autoimpuestas), que frenan el acceso de las mujeres a puestos decisivos y de liderazgo; conceptos y datos poco alentadores que se han percibido durante mucho tiempo como algo inevitable.

Por último, indicadores reconocidos nos sugieren que corregir tal situación permitiría un mayor crecimiento económico y desarrollo socio-cultural.

Por lo tanto, desde un punto de vista ético, social y económico, la inclusión de la mujer en el sector tecnológico no es una opción, sino una necesidad; primero para contribuir a un desarrollo igualitario de la sociedad, en el respeto de la diversidad y de las personas; y segundo, para contribuir a que el propio sector y la economía aprovechen el enorme potencial existente.

La desigualdad de género en el sector TIC no es inamovible y todos tenemos la responsabilidad de insuflar el cambio. ¡De hecho,  ya está en marcha!

Sumándonos a las voces de movimientos, empresas, administraciones, mujeres, hombres, y entidades diversas que ya están trabajando activamente por romper “muros” y “techos”, proponemos este manifiesto elaborado con la colaboración de muchos de ellos.

Las personas y organizaciones que se adhieran a este manifiesto se comprometen a difundir e impulsar medidas de futuro encaminadas a lograr una mayor igualdad de oportunidades para la mujer en el sector de las TIC, a través de 10 líneas de acción  que se presentan en el siguiente articulado.

No olvidemos que todo cuenta. Cada propuesta, cada voz, tiene su espacio y contribuye a diseñar un futuro lleno de oportunidades…

 

107 Entidades y 650 Personas han firmado el manifiesto

 

El presente manifiesto es el resultado de una reflexión colectiva, impulsado por la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio (Junta de Andalucía), con las aportaciones de movimientos locales y de ámbito nacional, como el Espacio Human Smart Lab, Mujeres Tech, Girls in Tech, Foro mujeres para la Ciberseguridad, Women Techmakers, empresas como How I Learned Code, Conecta 13, la Agencia CPS, o el IAFM, el sector académico a través del Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación de Andalucía Occidental y Ceuta o la Oficina de Software libre de la Universidad de Granada. Aportaron también sus perspectivas a título individual, intelectuales de varias Universidades a nivel nacional e internacional, como Sevilla, Deusto, Zaragoza o Coventry. Contribuyeron por otra parte cientos de profesionales de multinacionales, Pymes, del tercer sector, y de la administración pública, reunidos en la ocasión de la jornada WomAnDigital el 13 de marzo de 2018 y previamente en el debate abierto en la web (womandigital.es).