Con tan solo 10 años comenzó su andadura tecnológica y, con 15 años ha recibido el Ada Awards, Digital Girl of the Year, 2019 en la categoría de 15 a 17 años. Otros reconocimientos recién obtenidos muestran su imparable proyección: TalenWomen Margarita Salas e Inspiring Girl.

De vocación familiar, dice que es esencial relacionar la tecnología con las cosas que nos gustan para que pase a ser una iniciativa personal, y aprender viendo lo útil que puede llegar a ser. Siempre en la búsqueda de oportunidades, a su joven edad es ya consciente de la necesidad de trabajar día a día y ser proactiva para continuar avanzando.

Nos gustaría conocerte mejor, cuéntanos:

Un hobby: Pintar y bailar

Un lugar: Parque del Retiro

Un libro: El Palacio de la Medianoche de Carlos Luis Zafón. Porque me encantó la trilogía y éste es mi favorito.

Una película: Mis películas favoritas Pesadilla antes de Navidad y Figuras ocultas. Y como series, Lost y Aquellos maravillosos 70.

Un personaje: Jessie de Toy Story, porque me parece muy valiente e interesante.

Una APP: La que más uso sería probablemente Whatsapp o Instagram, me gusta ver a mis amigos, ver qué hacen y hablar con ellos. Y también me gusta Twitter, porque a veces me entero más de las cosas o las noticias por ahí.

Una palabra que te defina: ‘Alai’ significa alegría en euskera, así que la palabra sería alegre o curiosa.

¿Cómo ha ido cambiando tu visión de la tecnología desde que empezaste siendo usuaria hasta que comenzaste a interesarte por saber cómo funciona toda esa tecnología?

Creo que le dices la palabra “tecnología” a cualquier persona de mi edad y te respondería con la palabra “móvil”. Pero yo no lo veo así. Creo que la tecnología es algo muy creativo, me parece que con ella puedes hacer arte. Me llama la atención el hecho de que puedas crear cosas… como las chicas y los chicos que juegan con Legos y que no solo siguen el patrón que dicen las instrucciones. Me llama la atención la gran variedad de posibilidades que puedes desarrollar con la tecnología.

¿Crees que entre la juventud, sois conscientes del alcance que las tecnologías pueden tener, y los peligros que pueden llevar a cabo?

Yo personalmente soy muy consciente. Y por ejemplo, mi círculo de amistades piensa mucho en ello pero porque yo les insisto. Pero sí es verdad que mucha gente no piensa en las consecuencias que puede tener, por ejemplo, el hecho de subir una foto a las redes sociales. En clase o en mi grupo lo tenemos muy en cuenta y somos muy cuidadosos en este tema.

¿Echas en falta que en las materias de clase haya más formación tecnológica?

Sí. Cuando digo que empecé con la tecnología desde pequeña, la gente piensa que fue a través del colegio, pero no. Y creo que este tipo de formación va a ser esencial para el futuro. Por ejemplo, cómo crear una página web, nociones básicas de la WiFi o conocimientos en programación.

Tal y como está cambiando la sociedad, en el futuro va a ser un requerimiento esencial. Por eso creo que los colegios ya deberían estar impartiendo más clases sobre el sector digital.  Creo que deberían impulsarse iniciativas en todos los colegios a nivel público.

¿Qué quieres estudiar?

No lo tengo claro. Creo que una ingeniería. Pero no estoy segura si informática, que me llama mucho la atención. O tal vez aeroespacial o biomédica.

¿Conoces a muchas compañeras o amigas que compartan tus inquietudes?

Amigas que estén tan metidas en el mundo de la tecnología como yo, no. Pero sí veo en general a las chicas más interesadas por las ciencias. Por ejemplo, tengo una amiga que antes quería ser abogada, pero al explicarle un poco el mundo de las ciencias y la tecnología y enseñarle talleres o charlas, empezó a llamarle la atención. Ahora que ha visto la amplia gama de carreras tiene más opciones para elegir.

Creo que hay que darle visibilidad a este tipo de carreras y no marcarlas como carreras para chicos, porque ese es uno de los grandes problemas que hay.

¿Por qué crees que las chicas prefieren otras carreras menos científicas?

Supongo que es por los estereotipos.  Si dices la palabra “programación”, a la gente le suele venir a la cabeza la imagen de un chico. Se suele tener la idea de que este tipo de carreras son más de chicos que de chicas. Y estos estereotipos influyen sin duda en la elección que hacemos.

Desde el pasado siempre se han considerado así. Entonces, involuntariamente, un poco por esa herencia cultural, se suele ver que en el sector y en las estadísticas, son más chicos que chicas. Creo que la solución sería explicar que igual que estamos acostumbrados a ver ingenieros, también podemos ver ingenieras igual de válidas.

¿Alguna mujer que te haya inspirado?

Buscar no, pero al ver la película Figuras Ocultas, me fascinó el papel de las mujeres de la NASA y su lucha social por dejar de ser esas “figuras ocultas”.

¿En qué estado está el papel de la mujer dentro del sector?

Actualmente, creo que hay relativamente pocas mujeres en comparación con los hombres, pero que están haciendo mucho ruido. Y estoy convencida de que con el paso del tiempo y gracias a las iniciativas que hay, se va a ir igualando el número cada vez más. Y sobre todo, que las jóvenes sigamos hablando de cómo las chicas también tenemos presencia en este sector para animar a las demás.

¿Qué tipo de barreras crees que se puede encontrar la mujer en el sector TIC?

Creo que en muchas ocasiones las barreras nos las ponemos nosotras mismas. Por ejemplo, para estudiar la carrera,  con el simple hecho de no plantearte estudiar una científica o tecnológica.

¿Te planteas algún tipo de conflicto a la hora de dedicarte a este sector a la hora de compaginarlo con tu vida personal?

Nunca me lo había planteado. No entiendo por qué una persona debería sentirse obligada a pensar antes que sería más fácil tener una familia si estudias ADE que si estudias programación.

Creo que a mi edad no piensas todavía en tener una familia, ni en el hecho de si tener una familia te va a impedir conseguir una cosa u otra.

¿Crees que estamos avanzando dentro del sector?

Muchísimo, exponencialmente. Creo que por ejemplo, gracias a Internet y a poder tener muchísima más información a nuestro alcance, como talleres o revistas con hitos femeninos, nos ayuda a tener más criterio y mayor visibilidad.

¿En qué línea van las actividades que estás realizando?

Doy charlas en las que cuento mi experiencia, tanto para niños como para mayores de edad. Normalmente suelo orientarlas hacia los padres. Yo a los 10 años le pedí a mi padre que me llevara a una clase de tecnología. Creo que también es fundamental concienciarlos.

¿Qué consejo darías a otras chicas de tu generación?

Si buscamos la igualdad, tenemos que ir nosotras mismas eliminando estereotipos. Llevo unos años asistiendo a una clase en la que somos 17 chicos y yo, y esto significa algo.

Dices ‘Programar’ y mucha gente piensa en el friki, en el asocial incluso. Pero no, somos gente normal, chicos y chicas normales. Tenemos que dar ejemplo, visibilizar esta realidad y seguir intentando cambiar este estereotipo.

Les diría que no tengan miedo, y a cambiar las cosas.