La capacidad de los medios de moldear nuestra percepción de la realidad, ha sido corroborada por múltiples estudios. Del mismo modo que la importancia de tener referentes en los que identificarse e inspirarse, a la hora de despertar vocaciones o en la toma de decisiones profesionales. Partiendo de ambas premisas, no es baladí detenerse a analizar la representación de la mujer STEM que se hace desde la pequeña y la gran pantalla. Un retrato, o como indican algunas investigaciones un “mediorretrato”, que no siempre se ajusta a la realidad, pero que a su vez ejerce una fuerte influencia en la juventud a través de películas o series.

De inexpertas a hackers

Sin duda ha habido una evolución cualitativa y cuantitativa en los roles asignados a las mujeres STEM en cine y tv. En primer lugar, los personajes relacionados con la ciencia y la tecnología eran mayoritariamente hombres, prácticamente el doble como mostró en 2018 un trabajo realizado por The Lyda Hill Foundation y Geena David Institute on Gender in Media.

Y cuando aparecían, se mostraba a una mujer inexperta en tecnología, y por supuesto no se solía asociar a trabajos relacionados con aptitudes o habilidades tecnológicas. Algo que cambió en la década de los 80´cuando se creó el arquetipo de “belleza inteligente”. Fue un personaje común, el de científicas o investigadoras, que destacaban por ambas cualidades, como es el caso de las chicas Bond. Sin embargo, se trataba tan solo de una mera presencia en las cintas y no una representación real de las profesiones STEM. Además estas mujeres se mostraban en el rol de buenas profesionales, pero siempre en calidad de asistentes.

Las películas de acción, en las que cobró un importante papel la tecnología, consolidaron este rol de la “mujer hacker”, una especialista en tecnología pero altamente estereotipada.  Como es el caso de Felicity Smoak en ‘Arrow’ o ‘Natalie Portman’ en las diferentes sagas de  Marvel. Introvertida, solitaria, antisistema…así eran Sandra Bullock en La red, Angelina Jolie en Hackers y Trinity de Matrix. La mujer hacker de los últimos años ha consolidado una imagen rebelde y antisocial. La trilogía Millenium, es un ejemplo de protagonista con grandes habilidades en tecnología y con una llamativa estética gótica.

¿Dónde están las informáticas normales? Chicas jóvenes dedicadas a la tecnología sin ese aire siniestro, fricki o antisocial. En las películas que han visto las cuatro últimas décadas desde luego no.

La excepción del efecto Scully

Científica, escéptica e independiente. La Dr. Dana Scully rompió con los estereotipos de la mujer STEM en el año 1993, cuando se estrenó la serie Expediente X. Una excepción que consiguió gran popularidad y marcó a numerosas adolescentes, que gracias a este personaje descubrieron y decidieron dedicarse a la ciencia, la química, la biología o los estudios forenses.

El Instituto Geena Davis desarrolló un estudio, con la ayuda de J.Walter Thompson Intelligence, sobre la representación de los personajes STEM en los medios, en el que se encuestaron a más de 2.000 mujeres estadounidenses, y que tenía como objetivo principal analizar el efecto Scully. Esta heroína fue un modelo a seguir para muchas mujeres, que posteriormente se decantaron por estudiar carreras tradicionalmente asociadas a los hombres. El 63% de las científicas que tenían 12 años cuando se estrenó Expediente X reconocieron que si no hubiera sido por el personaje seguramente no se hubieran dedicado a la ciencia.

El mismo trabajo resaltó los preocupantes estereotipos relacionados con las STEM en los medios: el 65,8% de las mujeres STEM representadas se dedicaban a las ciencias de la salud, mientras que, en campos como la informática, la ingeniería o la física los porcentajes no llegaban al 10%. Y Casi el 43% de los personajes STEM femeninos sacrificaron su vida personal para trabajar en dichas áreas.

Brecha de género TIC en la ficción

Recientemente una campaña publicitaria finlandesa ha llamado la atención sobre la falta de representación femenina en las TIC en la realidad, y los clichés con los que son representadas en la ficción. Su objetivo es concienciar sobre la imagen poco real que se sigue mostrando en la de las mujeres STEM, la cual no ayuda a que las niñas y jóvenes decidan estudiar una profesión en la industria tecnológica.

 

De la ficción a la realidad” es el nombre de la campaña de la compañía finlandesa TietoEVRY junto con la agencia  TBWA\Helsinki. Está formada por tres anuncios diferentes, que se refieren a personajes ficticios populares del mundo de la tecnología, pero con características estereotipadas. Por ejemplo, en las piezas aparecen Trinity, el personaje de “Matrix”, Lisbeth Salander, la hacker de “Millenium: los hombres que no amaban a las mujeres” o Nyota Uhura de “Star Treck”.

“Las mujeres profesionales de las TIC son dos veces más frecuentes en la ficción que en la vida real. Es hora de hacer de la ficción, una realidad”. Estas son las frases que incluyen los anuncias en las que aparecen los personajes.

Contar con modelos profesionales STEM verdaderos en cine y tv podría animar en lugar de desalentar a las jóvenes, ayudarles  a identificarse más fácilmente con ingenieras o tecnólogas. Dicha representación debería ser realista, identificable y alineada con los valores actuales. En una sociedad en la que la tecnología avanza a pasos agigantados, implicar a las mujeres en la sociedad digital y aprovechar su talento, es fundamental para un progreso y desarrollo igualitario.