Los estudios actuales presentan un panorama poco alentador en materia de vocación. Indican que no estamos avanzando en cuanto a la incorporación del talento femenino en las carreras STEAM.

Talento femenino, la vía para conseguir una evolución en el Sector TIC

Según Eurostat, de los 8 millones y medio de profesionales de las nuevas tecnologías en Europa, solo el 17,2 % son mujeres. Un problema en aumento, puesto que hace 10 años el número ascendía al 22,5 % (pico más alto de la secuencia histórica). Asistimos a un verdadero déficit de “talento digital“, cuyas consecuencias se deben analizar desde enfoques tanto sociales, como culturales o económicos.

Nos encontramos ante unas profesiones STEAM copadas por hombres, con una mínima presencia de mujeres, heredada de un problema de vocación femenina. Comienza con una escasa tasa de matriculaciones en carreras científico-tecnológica, pasando por la existencia de tan solo un 16% de mujeres en España en puestos técnicos, hasta una representación anecdótica en las cumbres directivas. Si nos centramos en la cuestión de la formación, parece evidente que arrastramos un sistema patriarcal de asignación de roles que, con la inclusión de la mujer al ámbito laboral, se reflejó en profesiones percibidas como tradicionalmente masculinas y otras como tradicionalmente femeninas.

La falta de vocaciones femeninas ha dado lugar a debates de todo índole, incluyendo explicaciones físicas y neuronales, demostradas ya como inciertas. María López, cofundadora y consejera delegada de Bitbrain, apunta que, obviamente, según la neurociencia no hay motivos ninguno para afirmar que la configuración cerebral es uno de los causantes de la poca presencia de mujeres en STEAM, pero si el contexto, que influye en nuestro desarrollo, decisiones y percepción del yo.

Lo positivo de haber puesto el foco en estas cuestiones, es la progresiva aparición de un consenso general acerca de los pilares que deben constituir un necesario impulso de las vocaciones femeninas en las STEAM:

 

  • Formar, inspirar y crear vocaciones desde educación primaria e infantil.
  • Crear iniciativas donde confluyan acciones específicas para fomentar el papel de la mujer en el Sector.
  • Entender la diversidad como valor creativo diferencial y de promoción del talento.
  • Visibilizar a mujeres que puedan ser referentes, y animar a las chicas a identificarse y proyectarse en profesiones científico-tecnológicas.

Según los expertos, en el plazo de 10 años las competencias digitales serán esenciales para entrar en el mercado laboral ya que, 1 de cada 3 profesiones en Europa serán STEAM (ciencia, tecnología, ingeniería, arte y matemáticas). En palabras de Francisco Polo (Secretario de Estado) “el talento será una prioridad y el centro de la economía gracias a la transformación digital”.

Para alcanzar una verdadera igualdad de oportunidades y de acceso a un futuro mercado laboral altamente digital,  el papel de las Instituciones será primordial. En efecto, se requieren acciones y sinergias desde toda la sociedad, contando con la empresa privada para conseguir superar los llamados “techos de cristal”, “de cemento” y cada barrera o dificultad que encuentran las mujeres a la hora de desarrollar y reconocer su talento en el ámbito científico-tecnológico.