Lamentablemente, la carrera por la igualdad de género en ciencia y tecnología entre los países europeos, no ha estado demasiado disputada en los últimos años. El Cuadro de Indicadores de las Mujeres en lo Digital (WID) de 2021, muestra que se está cerrando la brecha de género en las habilidades de las personas usuarias de Internet, pero persiste significativamente en las habilidades digitales especializadas. En España se produce un avance lento, los datos mejoran y las españolas superan en competencias en Internet a la media europea, pero también falta especialización y profesionales TIC.

Países a la cabeza de la igualdad TIC

¿Cuál es el espejo en el que mirarnos? ¿Qué países alcanzan los primeros puestos en cuanto a igualdad digital? Según el (WID), que analiza el grado de desarrollo digital de la mujer en los Estados miembros de la Unión Europea, las mujeres más digitales están en Finlandia, Suecia, Dinamarca, Estonia y los Países Bajos.

Por el contrario, los países que suspenden en inclusión digital, y cuyas mujeres viajan en el vagón de cola de la igualdad en cuando a tecnología, son Rumanía, Bulgaria, Polonia, Hungría e Italia. Todos ellos obtienen la puntuación más baja en cuanto a la participación femenina en la economía y la sociedad digital.

España se sitúa por encima de la media europea

Pero no se pueden lanzar las campanas al vuelo, porque aún queda mucho camino por recorrer. Y las estimaciones apuntan a que a este ritmo, no se conseguirá una igualdad efectiva en el sector científico y tecnológico hasta pasada una década. No obstante, y tratando de ser objetivos, los últimos datos del indicador WID, nos sitúan al menos, por encima de la media.

  • Octavo puesto en desarrollo digital femenino

En el ranking europeo que mide el desarrollo digital de las mujeres, nuestro país alcanza un nivel medio alto en 2021, en concreto un 59,1 frente a 53,2 de media en la UE27.  Nuestros puntos fuertes, son el uso de Internet (con una puntuación de 70 sobre 100), y en formación a través de la red, donde solo nos superan las finlandesas.  Aspectos a mejorar respecto a los hombres, quedan el uso de la banca online y la Administración electrónica.

  • Mejoran las competencias digitales

En los últimos años, se ha mantenido una tendencia de reducción de la brecha digital de género en nuestro país, mejorando las destrezas digitales 2,7 puntos porcentuales entre 2015-2019. Las mujeres en España tienen un nivel superior a las del resto de Europa en las competencias básicas de Internet (con una puntuación de 57 sobre 100), ocupando el puesto 10 de 27. En cuanto a competencias de especialistas y empleo tecnológico, las españolas alcanzan el noveno puesto, con una puntuación de 50 sobre 100.

  • Brecha salarial y laboral en el sector tecnológico

Solo el 1,6% de las mujeres se dedican al sector de las tecnologías digitales en España, mientras que, en el caso de los hombres, este porcentaje alcanza el 5,6% respecto al empleo masculino. Si buscamos razones, encontramos entre muchas otras, que el salario de los hombres que trabajan en sectores tecnológicos digitales es un 19% mayor que el de las mujeres en Europa, y del 12% en España. Aunque esta brecha es alarmantemente alta, España está en el tercer puesto entre los países con menor brecha salarial.

Se necesitan más vocaciones y más profesionales TIC

Solo el 0,5% de las niñas de 15 años de los países de la OCDE se plantean tener profesiones en el ámbito de las nuevas tecnologías digitales, frente al 5% de los niños. Y solo el 1,6% del empleo femenino está ocupado por mujeres profesionales en tecnologías digitales en España, mientras que en el caso de los hombres este porcentaje alcanza el 5,6%.

Según las conclusiones del informe Women in Digital: una perspectiva europea 2022, a pesar de que el nivel de desarrollo de la mujer española se sitúa en un nivel medio alto respecto al resto de Estados miembros, y la brecha digital de género se ha reducido en España en los últimos años, todavía existe una distancia relevante con los hombres en lo que se refiere a las habilidades digitales especializadas y al colectivo de profesionales en tecnologías digitales. Es necesario incrementar la cantidad de profesionales y especialistas en TIC.

Existen diferencias entre hombres y mujeres en la exposición de sus trabajos a la digitalización, en la dotación de competencias necesarias para afrontar estos cambios y en las barreras que pueden afrontar para seguir aprendiendo y participar en la educación a una edad adulta.

La Comisión Europea ha fijado como meta, que la UE disponga de 20 millones de personas especialistas en tecnologías digitales en 2030, y que exista una convergencia entre hombres y mujeres al respecto, cerrándose la brecha digital de género entre el personal experto. Su propósito, disponer de una fuerza laboral capacitada digitalmente, así como que aumente el número de especialistas en tecnologías digitales. Solo queda por decir, que estamos en el camino.