Hoy 19 de noviembre, se celebra en todo el mundo el Día Internacional de la Mujer Emprendedora. Una efeméride que nació en 2014 en el consejo de las Naciones Unidas para reconocer el esfuerzo y el valor de las mujeres emprendedoras.

Desde WomANDigital nos sumamos a los objetivos de esta celebración, poniendo el acento en ámbito científico y tecnológico de esta iniciativa.

  • Sensibilizar a la sociedad sobre las barreras, brechas y dificultades que existen en el ecosistema empresarial y financiero TIC en la actualidad, para aquellas mujeres que quieren emprender.
  • Impulsar el empoderamiento femenino en el mundo, y acabar con las desigualdades de género aún latentes en el ámbito empresarial.

La brecha de género en el mundo del emprendimiento, no es un fenómeno novedoso. Las empresas digitales lideradas por mujeres son notablemente inferiores a las de los hombres, y se enfrentan a mayores dificultades para acceder a financiación, a pesar de resultar más sostenibles y rentables en el tiempo.  Así lo analizamos en el post Emprendedoras digitales, una minoría solvente y longeva.

Además, la crisis sanitaria y el contexto actual de transformación digital, ha supuesto nuevos retos y desafíos para el emprendimiento femenino, especialmente para aquellas mujeres de áreas rurales.

Pero en este sentido, el sector TIC y la tecnología suponen nuevas oportunidades para el emprendimiento, tanto por la generación de nuevas profesiones, como por las posibilidades de desarrollo y reciclaje profesional para las mujeres. Por ello el emprendimiento digital y tecnológico se vislumbra como uno de los principales motores de creación de valor en la economía actual, del que si las mujeres quedan al margen, supondrá una nueva brecha de género en sectores de gran potencial de crecimiento y de creación de empleo. Un potencial de talento TIC que no podemos desaprovechar, porque es necesario el enfoque femenino en cuanto a la inclusión de nuevas perspectivas y valores.

¿Cómo son las emprendedoras femeninas TIC?

Siguiendo las conclusiones del estudio “El emprendimiento digital femenino en España: situación y prospección”, presentado en abril de este año, este es el perfil de las mujeres que emprenden en el ámbito tecnológico y digital en nuestro país:

  • Mujer de entre 35 y 45 años, con alta cualificación, experiencia laboral de al menos 15 años, perfil pre-directivo o directivo y con una importante percepción de sus capacidades para emprender (82,6%)
  • Un porcentaje relevante (70%), afirma que la familia no ha sido un obstáculo a la hora de emprender, aunque en gran mayoría son mujeres sin descendencia y con padres relativamente jóvenes. Las que han formado una familia ven en el emprendimiento digital una forma de poder organizar su tiempo y ser sus propias jefas.
  • El 46,3% cree que el género no influye en el éxito como emprendedora, aunque el 42,3 % percibe que su sector es mucho más exigente para las mujeres que para los hombres.
  • El emprendimiento es oportunidad para un 60% de ellas, sin embargo en el 39,8% de los casos fue una elección tomada por la frustración y las dificultades de promoción en los empleos asalariados, mientras queel 59,4% recomendaría emprender a otras mujeres.

¿Cómo son las startups que emprenden las mujeres TIC?

  • Las mujeres lideran microempresas de menos de 5 años, entre 0 y 4 empleadas/os y por debajo de los 100.000 € de facturación (70%)
  • Las empresas digitales de mujeres presentan unas rentabilidades y una mayor solvencia sobre todo en los primeros años de vida. Registran menores niveles de endeudamiento, como consecuencia de la falta de acceso al crédito. El no alcanzar un determinado volumen les impide acceder a determinadas economías de escala y limita su expansión. Mantienen un crecimiento sostenido y limitado.
  • Las startups digitales fundadas por mujeres en España son empresas que operan en una amplia variedad de sectores, desde consultoría, educación, movilidad, sostenibilidad o Fintech, hasta la industria 4.0. Hacen uso de las tecnologías disruptivas, donde destacan la Inteligencia Artificial (21%), Big Data (19%) y Aplicaciones Web (10%), seguidas por Blockchain, Robotización y Desarrollo de Software con un 6% cada una.

Emprendimiento desde una perspectiva de género

Reducir esta brecha de género en el sector TIC en concreto, y en todos los ámbitos en general, es fundamental para el futuro de la economía. Urge incorporar la perspectiva de género para favorecer e impulsar el emprendimiento digital, eliminando barreras e impulsando las startups lideradas por mujeres.

En definitiva, allanar el camino para normalizar la figura de la mujer emprendedora. A través de iniciativas que faciliten el acceso a la financiación, incentivos para inversores, programas específicos de formación, y apoyo a asociaciones de emprendedoras en el entorno digital. Con especial atención a las mujeres de zonas rurales, permitiéndoles el acceso y la aplicación de las tecnologías disruptivas a su actividades empresariales.

Estas son solo algunas recomendaciones, sin olvidar otras dirigidas a promover un cambio ya desde edades tempranas. Acciones como en las que trabaja WomANDigital, dirigidas a eliminar los sesgos de género en las disciplinas en materias STEM, fomentando estas vocaciones, promoviendo la incorporación de niñas y jóvenes a estas disciplinas, y visibilizando mujeres referentes para inspirar a las emprendedoras del futuro. A través de formación, eventos y la difusión de materiales específicos como estudios, contenidos didácticos y recursos para empresas del sector TIC en cuestiones de igualdad de género.