El mes de marzo, es denominado como el mes de la mujer, por la celebración de su Día Internacional. Sin embargo, en el mes de octubre, también son varias fechas señaladas en el calendario y las campañas con objetivos en la misma línea: la lucha por los derechos de la mujer, y destacar los retos a los que se enfrentan todavía las niñas por cuestiones de género. Entre ellos, el acceso en igualdad a las oportunidades que brinda la ciencia y la tecnología, y a un futuro STEM.

Numerosas campañas en la red, visibilizan estos días que las niñas de todo el mundo siguen enfrentándose a retos sin precedentes en lo que respecta a su educación, bienestar físico y mental, y a la protección necesaria para una vida libre de violencia.

Este 11 de octubre, se conmemoró el Día Internacional de la Niña 2022, cuya lema ha sido “Ha llegado nuestro momento: nuestros derechos, nuestro futuro”. Este año además, dicha efeméride ha coincidido con la celebración cada segundo martes de octubre, con el Día Internacional de Ada Lovelace, para reconocer el legado de Ada Augusta Byron, la primera mujer que programó un ordenador. Igualmente, este día es un homenaje a las mujeres que trabajan en las áreas de la ingeniería, la ciencia, la tecnología y las matemáticas (STEM).

Y es que, por una cuestión cromosómica o geográfica, las mujeres ven limitadas sus oportunidades, como vimos en el pasado post Mujeres conectadas por un futuro sostenible y digital. Nacer mujer y en un entorno rural, supone una doble brecha, a la que se suma una tercera relacionada con el acceso y uso de la tecnología.

Generación igualdad

Se trata de un sentir general, y cada vez son más las organizaciones de todo el mundo, instituciones públicas y privadas, asociaciones y empresas, que se suman a esta lucha por romper ese “gap” entre hombres y mujeres, esas brechas en diferentes ámbitos que coartan los derechos de las mujeres y limitan el avance de la sociedad.

Lograr la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer, es parte integral de cada uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible. Porque solo garantizando los derechos de las mujeres y las niñas en todos los objetivos, conseguiremos una justicia e inclusión real. Y que las economías funcionen a pleno rendimiento y para todas las personas, a la vez que se contribuye al cuidado y mantenimiento de la salud de nuestro planeta, ahora y para las generaciones que vienen.

Campañas internacionales lanzan un mensaje de cambio, y ya se habla de la llamada generación igualdad. Distintas voces apuntan a que la solución para la brecha actual entre niños y niñas radica en potenciar sus habilidades, pero también en transformar nuestras mentes. Todos podemos desempeñar un papel importante en nuestro entorno cercano, siendo más conscientes de nuestros prejuicios cotidianos, y animando a las personas que nos rodean a hacer lo mismo. Un cambio sistémico que comienza contigo mismo, que es una cuestión de todos y todas.

Es hora de cambiar la ecuación

 La ciencia y la tecnología, han demostrado ser áreas esenciales, los pilares sobre las que se sustentan el desarrollo y progreso socioeconómico, en esta cuarta revolución industrial que vivimos. Por tanto, nos jugamos mucho, porque las niñas de hoy serán las mujeres que solucionarán los problemas del mañana.

Si en ese proceso de diseño y desarrollo de nuevas sociedades digitales, no están implicadas las mujeres, no sólo faltará la representación del 50% de la población. Además. Se continuarán reproduciendo sesgos, por lo que seguirá habiendo insuficientes profesionales para buscar soluciones, para innovar, e investigar fórmulas para los nuevos desafíos que se presenten.

Novedosas aplicaciones de la robótica, modelos de movilidad inteligente, fuentes de energías no contaminantes, fármacos y vacunas ante nuevas patologías, desarrollos virtuales de aprendizaje…y hasta un sinfín de posibilidades e ideas de mano de un talento femenino, que actualmente se está perdiendo por el camino, por culpa de barreras culturales, estereotipos y roles tradicionales asociados al género.

Niñas, no perdáis la curiosidad

A una edad temprana, niños y niñas sienten la misma atracción por las áreas científicas, y no hay diferencia en su desempeño. Sin embargo, en el caso de las chicas, esa curiosidad se va perdiendo conforme van creciendo, y la sociedad, ya sea en casa o en la escuela, les asigna ciertos roles. Desde cómo ser, cómo jugar y con qué profesiones deben soñar.

Con más y más perfiles profesionales basados en las STEM el sector TIC, es nuestra responsabilidad colectiva despertar su interés, alentar y preparar a la juventud para los trabajos que vienen, y para liderar el futuro. Y sobre todo es nuestra obligación que no pierdan su curiosidad por descubrir el mundo, por averiguar qué es lo que quieren ser, ¡que sigan siendo curiosas!